Ni siquiera el aparente fixture favorable hace que Pablo Bengoechea se desvíe del foco central en los siete partidos que le restan a Alianza Lima en el Apertura. El ‘Profesor’ es consciente de que, con altos y bajos, lo principal es construir una identidad que defina a su equipo.

El domingo, ante Huancayo, es la chance de los íntimos para seguir dando pasos seguros. Las bajas por lesión de Kevin Quevedo y ‘Neka’ Vílchez, y por expulsión de Cossio, le obliga a cambiar, pero manteniendo la idea.

Con Luis Aguiar, Alejandro Hohberg y Lionard Pajoy espera reencontrarse con el fútbol bien jugado y los goles. Si bien al DT de Alianza Lima aún se le cuestiona no haber encontrado un ‘11’ que se repita de memoria, para el entrenador eso es más una fortaleza: encontró soluciones en el banco.

“Intentamos buscar una rotación de futbolistas ya que el futbolista sufre bastante. Tenemos un plantel que está consciente de la responsabilidad que tenemos”, dijo el técnico a mitad de semana.

Más bien, la preocupación de Pablo Bengoechea pasa por fortalecer los argumentos que lo llevaron a la punta. Porque, cuando no hay fútbol, sirve la actitud que el hincha llama corazón. Todo es válido para ser campeón.