I

El congresista Mauricio Mulder prendió una chispa que amenaza con incendiar la pradera, aunque la prensa adicta al gobierno de turno se empeñe en decir lo contrario y se apresure a dar por superado el incidente.

¿Qué dijo el más destacado parlamentario del PAP? Demostrando que el filo de la lengua es más peligroso que el filo de la espada, dijo: «Pedro Pablo Kuczynski ha sido socio y director de la empresa Cosapi, la empresa que está haciendo la Línea 2 del Metro. Cuando el señor Kuczynski decidió ser candidato salió de esa empresa y puso a quién, a la señora Nancy Lange su esposa. Si ustedes van en estos momentos y consultan ella aparece como miembro de ese consorcio. Hay un conflicto de intereses cuando el señor sale y habla sobre el tema del tren hay que cuidar que sus intereses particulares no estén en conflicto como presidente de la República».

Acto seguido, sus palabras fueron tergiversadas y el coro de cacatúas del oficialismo empezó a decir que Nancy Lange, la cónyuge de Pedro Pablo Kuczynski, no era miembro del directorio de COSAPI, la constructora peruana que integra el consorcio concesionario de la Línea 2 del Metro de Lima. Entró en escena Carlos Bruce, como emisario regio, con una certificación traída desde Delaware, el paraíso de las off shore yanquis, según la cual Latin America Enterprise Capital Corporation LLC fue liquidada el 6 de febrero de 2009. Como broche de oro, COSAPI lanzó un comunicado declarando que PPK dejó su directorio en el 2001.

II

Lejos de retroceder, Mulder volvió a cargar lengua en ristre: «Yo no he dicho que pertenezca al directorio de Cosapi, sino que la empresa de la cual ella es accionista es una empresa que ha creado un holding y ha aportado el 25% de aumento capital de Cosapi en el 1996, con ello se convierte automáticamente en accionista indirecta porque es dueña de la empresa», precisó.

PPK retomó el libreto oficialista e insistió en lo del directorio de COSAPI: «Yo renuncié al directorio de Cosapi hace más de 15 años, entonces creo que hay que elevar un poquito el nivel y tener documentación, decir la verdad y no mentir». Con la protección que brinda la banda presidencial, fue un poco más lejos y sentenció que la acusación «no merece ni un segundo de comentario».

El presidente mostró su talón de Aquiles. Todo el que conoce de técnicas de interrogatorio sabe que el testigo mendaz siempre se hace el ofendido con la pregunta difícil, ataca al preguntante y responde otra cosa para zafar el bulto. PPK repitió esa estrategia con gran esmero. Muchos podrán haberse impresionado, pero yo no. A mí no me sorprende el oro de tontos que es la respuesta indignada frente a una pregunta clara y directa, del mismo modo en que la banda presidencial no me quita la respiración. PPK no ha aclarado nada de nada.

III

Los hechos siempre son más claros que la indignación. Repasémoslos. PPK era el capitoste de Latin America Enterprise Capital Corporation LLC. Al menos eso es lo que ha quedado acreditado con la declaración de Carlos Bruce, que ha sido secundada por todos los voceros oficialistas. Ese fondo de inversiones era titular del 25% de acciones de COSAPI, conforme al reporte de Bloomberg, que es –junto con Reuters- de las más confiables proveedoras de datos y noticias para las empresas financieras y organizaciones en todo el mundo.

Si, conforme a la certificación de Delaware, Latin America Enterprise Capital Corporation LLC fue liquidada el 6 de febrero de 2009, la leyenda del exitoso economista se viene abajo. La empresa de PPK se hundió junto con Lehman Brothers y otros pillastres de similar calaña.

No obstante, al igual que las leyes físicas según las cuales la materia no se crea ni se destruye, sino que solamente se transforma y que la cantidad de energía siempre debe ser la misma pase lo que pase, el capital de las empresas no desaparece y el de Latin America Enterprise Capital Corporation LLC no es una excepción. Al desaparecer del cuadro de accionistas de COSAPI, inmediatamente apareció un nuevo accionista: LAECH S.A.C., que tiene como CEO a un viejo socio de PPK: Francisco Moreyra Mujica. Las coincidencias son mayores, la nueva accionista de COSAPI tiene la misma dirección que los negocios de PPK en el Perú: Reducto 1310 – Interior 1302, Miraflores, Lima.

Epílogo

Así las cosas, más que indignarse y pedir la elevación del debate y el abandono de las mentiras, PPK tendría que decirnos a todos, de una buena vez, quién está realmente detrás de LAECH S.A.C. También debería explicar las coincidencias que ponen a un viejo socio suyo al frente de ella y en la silla del directorio de COSAPI que ocupó hace quince años, como nos lo ha subrayado.

PPK tiene el deber de levantar el velo societario que cubre esa operación, porque las personas jurídicas no negocian directamente entre sí, sino que lo hacen a través de personas naturales y, cuando compran acciones que listan en la Bolsa de Valores, dejan un claro rastro del dinero que pasó de una mano a otra. PPK tiene el deber de decirnos quién le compró el paquete accionario que Latin America Enterprise Capital Corporation LLC tenía en COSAPI, cuánto le pagaron y cómo lo hicieron.

Si no lo hace con toda rapidez, sencillez y claridad, tendremos que suponer que se trata de una añagaza para mantenerse en los negocios mientras ejerce la presidencia de la República y eso resultaría inaceptable. Con lo que llegamos al punto que debíamos llegar: Mr. Kuczynski, más que su muy poco ilustrativa indignación, lo que aquí hace falta es una clara explicación, porque la mayoría coincide con Pepe Mujica, el simpático expresidente uruguayo, acerca de que a los que les gusta mucho la plata hay que correrlos de la política porque son un peligro.