Defensas ribereñas están siendo colocadas por la Municipalidad de Lima a lo largo del margen derecho del río Chillón que discurre al costado de terrenos agrícolas de la localidad de Huatocay, sector Puquio en el distrito de Carabayllo, a fin de proteger las áreas agrícolas ante una eventual crecida del río que genere una inundación.

De esta manera la comuna limeña por orden del alcalde del alcalde Luis Castañeda Lossio continúa con los trabajos preventivos para atenuar los efectos negativos de la caída de huaycos en diversos centros poblados y vías a los largo de las tres cuencas que atraviesan la capital; los trabajos se hacen con maquinaria del Programa de Gobierno Regional de Lima Metropolitana (PGRLM).

En esta oportunidad, obreros al mando de pesadas retroexcavadoras del PGRLM vienen descolmatando el cauce del río Chillón, en Huatocay – Puquio, Carabayllo, donde remueven inmensas piedras, alineando la ribera que posteriormente será enrocada a manera de defensa ribereña, refirió la Gerente de PGRLM, Fabiola Pasapera.

“Estamos trabajando en el avance máximo de nuestra operatividad. Del kilómetro y 300 metros que se trabaja aquí, ya se avanzó el 100 por ciento del kilómetro; ya solo nos faltan 300 metros para culminar esta obra que hacemos con material de río, rocas de quebrada de alto tonelaje, además de piedras perfiladas que se traen para darle continuidad y seguridad  a las defensas”, explicó.

Subrayó que con este trabajo que se hace siguiendo la técnica conocida como mampostería de piedra se protegerá 70 hectáreas agrícolas dentro de la zona,  beneficiándose a unas 110 familias que tienen sus áreas de cultivo allí.

Pasapera Trujillo informó que a la par su despacho continúa haciendo estudios para poder hacer un encausamiento integral en las zonas que más lo necesiten de las cuencas de los ríos que bañan la capital. Esta semana la colocación de defensas ribereñas continuará en otras zonas críticas como el sector de Los Huertos de Chillón en Puente Piedra.

Desde comienzos de año la Municipalidad de Lima viene trabajando en distintos lugares de los más de 300 kilómetros de río que atraviesan la capital a través de las aguas de los ríos Rímac, Chillón y Lurín.